El Profeta Muhammed

Muhammad El Mensajero de DiosLa paz y las bendiciones de Dios sean con él 

Abdu Rahman As-Sheija

 

Cuando hablamos del Profeta Muhammad se debe tener en cuenta que se está hablando del individuo más grande de la historia. Quien lea su biografía y aprenda sus modales y ética llegará a esta conclusión.

Muhammad El Mensajero de Dios

Todas las alabanzas son para Dios, el Señor[1] de los mundos, y que Dios exalte la mención de Su Profeta, y que proteja a su familia de todo año.

Cuando hablamos del Profeta Muhammad (e)[2] se debe tener en cuenta que se está hablando de la persona más grande de la historia. Y no es una frase sin fundamento; quien lea su biografía, y aprenda sus modales y ética, a la vez que se mantiene alejado de todos los preconceptos seguramente llegará a esta conclusión. Algunos no musulmanes que tienen un carácter justo también han llegado a esta conclusión.

El Profesor Hasan Ali, que Dios tenga piedad de él, dijo en su revista ‘Nur al-Islam’ que un colega suyo de religión Brahmánica[3] le dijo una vez: ‘Reconozco y creo que el Mensajero del Islam es el hombre más grande y juicioso de toda la historia’. El Profesor Hasan Ali, que Dios tenga piedad de él, le preguntó: ‘¿Por qué lo consideras el hombre más grande y juicioso de toda la historia?’. Este le respondió:

 

Leer más:Biografia simple de la vida del Profeta Mohammed.Sheihk Abdu Rahman As-Sheija

 

Sobre la bondad y amabilidad del Profeta Muhammad que mostraba a toda la creación y cómo el conocimiento de esto puede mejorar nuestras relaciones. 

Hace ahora diez años que el Islam es mi religión y forma de vida. Durante esta década, me he dado cuenta de que el principal obstáculo para la comprensión interreligiosa y el respeto mutuo entre musulmanes y no-musulmanes es el manto de misterio que aún rodea el Islam, a pesar de su cobertura mediática desde ese fatídico día de septiembre de 2001. Por lo tanto, con el fin de alcanzar realmente algún tipo de convivencia armoniosa con nuestros vecinos, creo que es un deber individual de cada musulmán salir fuera y, a su manera única, permitir que el mundo comprenda los detalles y las complejidades de nuestra creencia. Solo cuando abrimos las puertas de nuestros hogares, nuestras mentes y nuestros corazones a quienes nos rodean, podemos esperar que comprendan nuestros valores compartidos y aprecien las sutiles diferencias que nos distinguen.

 

Leer más:Sobre la bondad y amabilidad del Profeta Muhammad

Dios combinó en Su último Profeta ﷺ las cualidades más ilustres, asegurando por eso la confianza de su público. Su persona brillaba desde todos los ángulos y por lo tanto se veía admirable ante  los ojos de todos. Aquellos que consideraban crucial el linaje (aunque esto no lo es ante los ojos de Dios) descubrieron que el profeta Muhammad descendía de una nobleza que era la más pura entre las puras. Aquellos que practicaban la fisonomía (evaluar el carácter de una persona en base en su apariencia física) sentían que el rostro del profeta Muhammad brillaba con integridad. Aquellos que lo experimentaron de primera mano, o más tarde leyeron su biografía, encontraron en Muhammad un estilo de vida de extraordinaria sinceridad y convicción.

La Honestidad del Profeta Muhammad

El profeta Muhammad ﷺ no era simplemente una persona cuya honradez fue testificada, sino que lo hombres de su clan lo habían titulado oficialmente como-Sādiq al-Amīn (el Veraz, el Digno de Confianza). Incluso cuando lo persiguieron y rechazaron su mensaje, todavía confiaban en él con sus posesiones más preciosas. Aisha (que Allah esté complacido con ella) dijo: “Él instruyó a ‘Ali (que Allah esté complacido con él) a que se quedara en La Meca,con el fin de devolverle a todos, los fideicomisos que el Mensajero de Allah ﷺ tenía bajo su custodia para la gente. No había nadie en La Meca (¡ni siquiera sus enemigos!) que tuvieran objetos de valor y sintiera miedo al robo mientras los guardara con el Mensajero de Allah ﷺ, debido a la honestidad y confiabilidad que era reconocida [por todos] acerca de él. Así, ‘Ali se quedó tres días y tres noches para entregar todo lo que el pueblo le confió al Mensajero de Allah ﷺ y luego lo alcanzó después de completar esa tarea “.

 

Leer más:¿Qué dijeron sobre el profeta Mohammed ?

 

Muhammad ﷺ fue una persona sin educación pero también un hombre muy respetado que nació en Makkah en el año 570 D.C. en un tiempo en que la Cristiandad no se encontraba aún totalmente difundida en Europa. Sus primeros años fueron marcados por las muertes de sus padres. Desde la muerte de su padre antes de su nacimiento, su tío, Abu Talib, de la respetada tribu de Quraysh, lo crió.

Mientras Muhammad ﷺ crecía, se hizo conocido por su bondad, generosidad y sinceridad, y se destacó por su habilidad para arbitrar en disputas. Su reputación y cualidades personales también lo condujeron a su matrimonio, a la edad de veinticinco, con Khadijah, una viuda a quien él había ayudado. De allí en más, se convirtió en un importante ciudadano de confianza de Makkah. Los historiadores lo describen como sereno y pacífico.

Muhammad ﷺ nunca se sintió completamente parte de una sociedad cuyos valores él consideraba que carecían de un verdadero significado religioso. Tomó el hábito de retirarse de tanto en tanto a la caverna de Hira, para meditar cerca de Jabal al-Nur, la “Montaña de la Luz”, cerca de Makkah.

 

Leer más:Una Breve Biografía de Muhammad ﷺ
Volver